Sobre el final de «Whiplash»

tumblr_nhpr2fZCMV1tjkkbgo10_1280

SPOILERS SOBRE WHIPLASH. NO LEER SI NO SE HA VISTO LA PELÍCULA.
SPOILERS SOBRE WHIPLASH. NO LEER SI NO SE HA VISTO LA PELÍCULA.

Recuerdo algo muy peculiar que me pasó durante el visionado de la película y que había pasado por alto hasta ahora, sabe Dios por qué. El protagonista es expulsado de la escuela de música en la que estaba sintiendo que se acercaba a su sueño, el de trascender, y de la noche a la mañana deja de lado la batería, aquello a lo que había declarado querer dedicar su vida, encerrándola en un armario.

Cuando el protagonista pasea solitario y decaído por las calles de la ciudad comiendo pizza, completamente alejado de su sueño, yo, como espectador, me siento aliviado. Me sentí relajado por que aquello hubiese acabado. Conecté con el personaje, estaba dentro de su piel y me dije a mí mismo que qué bien que todo terminó, qué bien que ya se había acabado aquello de la batería.

No lo pensé en su momento, simplemente pasó, y de pronto me ha venido a la mente el final de la película. El protagonista regresa a la batería y, por lo que se entiende, consigue su sueño. ¿Y yo debería sentirme bien? En el momento sí, se trata de un final feliz, ¿no? El joven consigue demostrar al mundo su talento y se marca una exhibición sorprendente que lo hará trascender. Y lo sentí de forma positiva entonces, pero ahora me pregunto: ¿Lo es? Y si lo es, ¿por qué sentí alivio cuando se convirtió en un cualquiera, paseando solo por las calles y trabajando en un establecimiento de comida rápida?

No es un final feliz, es un final extraño, con un poso amargo que arremete con fuerza con el paso del tiempo. Y es que un amigo me comentaba hace un momento algo que explica esta sensación: «Son dos personajes condenados, que jamás serán felices, pero no buscan la felicidad, como la conocemos, simplemente buscan la perfección y lo logran».

Ninguno de los dos protagonistas quieren ser felices, sólo quieren cumplir su sueño. La felicidad vendrá después o no vendrá. Qué más da si mueres el año que viene de sobredosis si un puñado de gente que no te conoció hable de ti en una comida familiar dentro de veinte años.

Esa es la esencia perturbadora que rodea a los momentos felices de «Whiplash». Existe un toque perverso en cada momento feliz, el lograr el ansiado sueño no hace más que aumentar el peso de la cadena que cuelga del cuello. Y hay algo feliz en cada mal momento, cuando su vida queda alejada de la música, cuando su sueño no se puede cumplir, nunca trascenderá y siempre será un cualquiera, hay alivio, de alguna forma siento felicidad.

Por eso, ¿es el final de «Whiplash» un final triste o un final feliz?

El protagonista ha conseguido su sueño, y al mismo tiempo, en cierta forma, se ha condenado, se ha encaminado hacia la autodestrucción. No es blanco ni negro, es gris. Como toda la película. Deja un poso extraño. Para cada espectador será una cosa.

maxresdefault

0 comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejar un comentario con tu opinión si quieres. Lo puedes hacer identificándote con alguna cuenta, escribiendo tu nombre (seleccionando la opción Nombre/URL) y también de forma anónima eligiendo la opción correspondiente.